El viaje alquímico hacia el Ser a través del Eneagrama Esencial
con Cris Bolívar


¡Aprovecha el precio por tiempo limitado durante el Congreso y adquiere tu ENTRADA VITALICIA!

Más de 100 Masterclass incluidas las del Congreso + Audios + 12 Bonus exclusivos

APRENDE SIN LIMITES: Acceso ilimitado a Masterclass de Marketing y Ventas, Finanzas Personales y Empresariales, Salud y Productividad Y Modelos de Negocio.

👉 Entra aquí y conoce la Entrada Vitalicia👈

Para entender el tema propuesto, es esencial saber qué es el Eneagrama y el Eneagrama Esencial porque muchas veces se cree que dichos términos tienen que ver con los etiquetajes o caricaturas. Así que, para empezar a entrar en tema, se plantea inicialmente qué es el eneagrama y qué no es.

¿Qué es el Eneagrama? 

Por un lado, el Eneagrama es un mandala universal del “yo”, es un símbolo de la naturaleza humana. De aquí parten los siguientes conceptos o teorías acerca del mismo:

El Eneagrama Esencial es la aplicación al Eneagrama de los principios de la Esencialidad con foco en la sabiduría.

Es una mirada transpersonal, un enfoque filosófico-psico-espiritual, una visión integral e integrada de los. Arquetipos de nuestras posibilidades de Ser y de nuestro viaje alquímico hacia la armonización y unidad de Ser.

De las heridas y egotipos a los eneagotipos, ideas santas y completitud del Ser.

Es una fuente de conocimiento para la transformación personal, organizacional y social. Para el desarrollo de la espiritualidad, la consciencia y la sabiduría a través del Eneagrama.

En el Eneagrama esencial lo que hacemos es aplicar los principios de la esencialidad, es decir, cómo lograr la sabiduría interior al Eneagrama, por lo tanto, esa es razón por la que se dice que el Eneagrama es un enfoque filosófico-psico-espiritual para acompañar un viaje alquímico al Ser Esencial pasando de las heridas a las ideas santas o a la posibilidad de ver la realidad propia, de las demás personas y del mundo tal cual es.

¿Qué no es el Eneagrama?

El Eneagrama no se trata de caricaturas que etiquetan a personas, sino que va mucho más allá precisamente para que puedan florecer relaciones sanas y amorosas; y la relación más importante que tenemos es la relación con nosotros mismos de la que después surgirán el resto de relaciones.

Así que para empezar a tener una buena relación con nosotros mismos y con las demás personas, lo primero que tenemos que plantearnos es: ¿quién soy?

¿Quién soy?

Los seres humanos no somos una etiqueta, somos mucho más que eso, pero si nos planteamos dicha pregunta es posible que aparezcan adjetivos, roles o incluso sueños.

Cris Bolívar sostiene que: “La gran paradoja del ser humano es que para ser felices sostenemos una imagen de nosotros mismos que nos impide ser felices”, es el ego, ese es el sentido del “yo” que necesitamos sostener para poder creer que vamos a ser felices, para poder sentirnos bien; pero en realidad quien se siente bien es el ego, no nosotros. Nosotros más bien estamos enredados en algún tipo de sufrimiento, de frustración, o de apego.

Eneagrama del sentido del yo

En Eneagrama también se habla de los sentidos del “yo”, es decir, qué eneatipos creemos que poseemos como seres humanos, para lo cual se mencionan 9 que son: ser razonable, ser amable, ser sobresaliente, ser único, ser perspicaz, ser responsable, ser entusiasta, ser fuerte y ser pacífico; así empezamos a meditar de qué sentido del “yo” estamos más cerca.

Todos los seres humanos podemos sostener nuestra identidad con alguno de estos eneatipos, sin embargo, hay una que es especialmente relevante para cada uno de nosotros. Cuando empezamos a creer que no somos así o cuando la gente nos muestra que incluso somos todo lo contrario, esa autoimagen se pone en crisis.

Los 3 Problemas Existenciales – Heridas y Egos-Eneatipos

Existen tres grandes heridas, las cuales nos ocupan a todos, y estas son:

Herida de la Muerte (Autoafirmación – Centro Somático): Cada persona necesita sentirse con un mínimo de influencia o de poder. Ésta herida está relacionada con la acción y la ira.

Herida del Amor (Autoestima – Centro del Corazón): Necesitamos sentir que somos dignos de ser amados y tener vínculos.

Ésta herida está relacionada con el valor personal y la tristeza.

Herida de la Vida (Autoconfianza – Centro mental): Necesitamos confiar en nuestros recursos y en el mundo. Ésta herida está relacionada con el sentido y la ansiedad.

Si nos fijamos en nuestras crisis, lo que realmente nos ha tocado de forma profunda, podremos darnos cuenta de que especialmente es uno de los tres centros que se ha visto afectado, ya sea el de nuestra autoafirmación, la autoestima o la autoconfianza. Por lo tanto, cuando uno de estos tres centros no está en armonía, de alguna forma nos empezamos a preocupar, pero la herida tiene que ver con la sensación de profunda carencia en el ser.

Por ejemplo, en el centro somático, se percibe una sensación o una emocionalidad de la ira, del enfado o la indignación; esto da la sensación de que las cosas tendrían que ser de otra forma, de poder influir en ellas, de tener el control de la justicia, en el respeto, en los límites, etc. Por otro lado, en el centro del corazón, lo que se percibe es una sensación de tristeza ya que cuando está herida es tocada, porque la tristeza es la pérdida del valor del ser. Y, por último, en el centro mental, se percibe una sensación de ansiedad, de que la vida nos podría traer alguna amenaza y no seremos capaces de poder abordarla.

A partir de aquí, si se abre el símbolo del Eneagrama, se pueden identificar tres tipos de egos o estrategias básicas que intentarán sostener una autoimagen de nosotros, con el fin de tapar la herida y la carencia del ser. Se dice que, desde la herida, siempre se vive en carencia del ser, sin embargo, desde el ser esencial vivimos en plenitud y esto afecta a todos los ámbitos de nuestra vida.

Cada uno de los Eneatipos son estrategias o instrumentos distintos de nuestro ser que nos permite movernos de forma arquetípica donde hay, movimientos y dinámicas. Por ello el Eneagrama se podría presentar como un símbolo tridimensional, donde proyectemos (estando en el centro del círculo) nuestras posibilidades de ser, de las cuales uno de ellos sea nuestro Eneatipo.

¿Cómo podemos hacer el viaje alquímico hacia el ser esencial?

Se llama viaje “alquímico” porque es un viaje de transmutación, es decir que contamos con todas las posibilidades de ser, por lo tanto, la clave es transcender el ego desde el amor. Por esa razón no debemos de considerar al ego como un enemigo, sino como una estructura psicológica de adaptación social que intenta protegernos y guiarnos para que las cosas funcionen. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado en no enredarnos, puesto que el ego limita nuestro ser esencial.

Por lo mencionado anteriormente se dice que el “viaje alquímico”, tiene que ver con la vulnerabilidad que somos o con el núcleo esencial que cuando venimos al mundo es tocada y aparece la herida de muerte, de amor y de vida; y a partir de ahí aparece el miedo, el dolor, desconfianza, sufrimiento, etc., que hace que se constituya el ego y la falsa identidad desde donde nos exigimos ser.

El viaje alquímico tiene que ver con la confianza, con el amor incondicional y con la aceptación, que nos permita volver a entrar en contacto con la esencia, con la vulnerabilidad, donde encontramos la alegría, el disfrute del sentido, la intimidad, pero también el dolor. No obstante, volver a conectar con nuestra esencia, tiene que ver con facilitar el viaje hacia la autenticidad y la sabiduría.

Etapas del viaje esencial

Pre-personal (Esencia en potencial): No sabe, espontaneidad, no se ama porque no se conoce, no libertad para ser. El sentimiento que se percibe en esta etapa es de dolor y miedo.

Personal (Ego): No sabe, confusión, no se ama porque no se conoce, no libertad para ser. Ego-tipos. El sentimiento que se percibe en esta etapa es perfeccionismo y juicio.

Post-personal (Consciencia de ego): Conoce, empieza a amarse, cierta libertad para ser. Conexión con los enea-tipos.

Trans-personal (Esencia en acto): Sabe, se ama, sabiduría, libertad para ser. Más allá de Ideas Santas. El sentimiento que se percibe en esta etapa es el perfeccionismo y el amor.

Para pasar por las etapas del viaje esencial, hay que tener en cuenta que tenemos que entrar en nosotros mismos, es decir, un viaje hacia nuestro interior, e irse alineando a nuestra esencia, para a partir de esa conexión con nuestro ser y nuestra sabiduría interior llegar a la esencia potencial de nuestro ser, lo que nos dará armonía interior. Así, en lugar de tensiones y límites, podremos conectar con nuestra presencia arraigada. En lugar de miedo y la búsqueda de estrategias y seguridad, nos podremos orientar con nuestra mente callada y con la intuición. Y, en lugar de entrar en espacios de falsa identidad donde intentamos ser aquello que nos somos, lo que hacemos en conectar más con nuestra autenticidad del corazón abierto.

Cuando estamos en este punto que sería el viaje final, donde seguramente nos gustaría llegar a todos, encontramos finalmente armonía interior, paz, tranquilidad, etc.

Un ejemplo comparativo acerca del viaje alquímico, es cuando una oruga pasa a ser mariposa, ese es el viaje de metamorfosis, es el viaje profundo de transformación evolutiva, de transformación esencial que puede ser a través de Eneagrama o a través de otras herramientas que nos puedan ser útiles.

¿Piensas que esta información es importante para un amigo/a? Comparte 🤗

RECIBIR ACCESO GRATIS A LAS MASTERCLASS

¿VAS A VENIR AL
CONGRESO?

Cris Bolívar
Fundadora y CEO. Master Essential Coach MCC y Mentor-Coach Registrado por ICF, creadora del Coaching y del Eneagrama Esencial, Consultora Máster en Desarrollo Organizacional, formadora y conferenciante internacional. Profesional Acreditada en Eneagrama, IEA.