3 tips alimentarios para aumentar tu rendimiento cerebral
con Eulàlia Espai Li


¡Aprovecha el precio por tiempo limitado durante el Congreso y adquiere tu ENTRADA VITALICIA!

Más de 100 Masterclass incluidas las del Congreso + Audios + 12 Bonus exclusivos

APRENDE SIN LIMITES: Acceso ilimitado a Masterclass de Marketing y Ventas, Finanzas Personales y Empresariales, Salud y Productividad Y Modelos de Negocio.

👉 Entra aquí y conoce la Entrada Vitalicia👈

Si se quiere aumentar el poder cerebral, es indispensable tener en cuenta tres tips: la hidratación, el ayuno y qué comer. 

 

La hidratación

La hidratación es muy importante para un buen funcionamiento neuronal. Cuando se habla de hidratación no se refiere a bebidas gaseosas, a bebidas azucaradas, al café, sino al agua e infusiones.

Con respecto al agua, lo recomendado es beber mínimo 1 1/2 litro al día. Muchas veces las personas beben agua sólo cuando sienten sed, que de cierta manera está bien, sin embargo, han desconectado el ciclo de sensación de sed real, por lo que a veces no nos damos ni cuenta y por ende no bebemos agua.

Otra manera de hidratarnos son las infusiones, que además de aportarnos agua, las plantas también aportan al cuerpo gran cantidad de beneficios. Un ejemplo de esas plantas es el “Ginkgo biloba”, que tiene beneficios a nivel cerebral, la cual permite que llegue más sangre al cerebro. Sin embargo, hay que tener en cuenta, que es una planta que interacciona con el tipo de medicación, sobre todo con medicamentos que diluyen la sangre.

Se cree que las plantas al ser naturales, las podemos consumir en cualquier momento, pero no es así; cada persona es un caso, las plantas son química pura, por ende, los medicamentos también, por esa razón hay que tener mucho cuidado ya que puede interaccionar.

 

El ayuno

Está muy de moda el ayuno intermitente, al practicar el ayuno, no es necesario contar horas. Éste, tiene muchos beneficios, sobre todo, el de conectar con la sensación de hambre real, ya que por lo general las personas acostumbramos a comer cuando toca, a pesar de no sentir hambre

Alguna vez nos hemos preguntado ¿Mi cuerpo quiere y tiene hambre a esa hora? Esto es lo que nos llevaría a mantener un ayuno ingesta fisiológico. Entonces, para un mejor rendimiento cerebral, se recomienda cenar a las 7pm u 8pm, ya que de esta forma se realiza una adecuada digestión; por lo que a las 10pm ya la habremos realizado, y a partir de allí nuestro cuerpo comienza a realizar todas las funciones de reparación. Por lo contrario, si se cena a las 9pm o a las 10pm, estaríamos interfiriendo en las funciones de reparación, lo que conllevaría a que toda la energía y toda la sangre se quede en el sistema digestivo, no estando disponible para hacer las funciones de reparación, trayendo consecuencias el cansancio, fatiga y desequilibrio en la vida del individuo.

Cuando sentimos hambre, nuestro cerebro nos está avisando que en nuestra sangre están disminuyendo los niveles de glucosa, los cuales tienen que estar en unos límites determinados. Entonces, cuando sentimos hambre es porque nuestro cuerpo necesita subir y mantener los niveles normales de glucosa.

La propuesta de comer cuando exista la sensación de hambre real es porque al estar acostumbrados a comer cuando toca, lo que provoca en nuestro organismo es acumular nutrientes, acumular glucosa, acumular grasa, etc. Pero si nosotros, por lo contrario, le damos la comida o los nutrientes necesarios, en el momento que lo pide, estamos reequilibrando nuestro organismo y nuestra digestión, ya que le estamos aportando lo que necesita, en el momento que lo necesita.

Entonces ¿Porqué es importante hacer un ayuno o dar espacio y escuchar al cuerpo? Pues porque es el cuerpo quien tiene sus propios mecanismos. Por ejemplo, si durante la fase de ayuno o las fases que no comemos (a partir de las 4 horas aproximadamente) hay también unos movimientos que hace el intestino para limpiar, entonces si comemos cada 3 horas, estos mecanismos no se van a dar porque no le estamos dando el espacio y esto a la larga también puede generar desequilibrios o molestias digestivas, que incluso hoy en día son muy frecuentes como la hinchazón, gases, etc. Lo bueno es que todo esto se puede solucionar reequilibrando nuestro horario de comida, cenar a una hora óptima para favorecer las funciones de reparación del organismo durante la noche y comer cuando nuestro cuerpo lo pide, dejando de esta forma, el espacio para que él haga todas las funciones fisiológicas de equilibrio o reequilibrio.

¿Qué comer?

Para completar los tips que nos ayudarán a aumentar nuestro rendimiento cerebral, se recomienda comer alimentos reales, alimentos fisiológicos; y esto significa que alimentos procesados no entran en esa lista, ya que provocan pérdida de nutrientes, incluso, a veces les añaden aditivos sintéticos o pasan por procesos térmicos, los cuales generan unas moléculas acrilamidas que son tóxicas para nuestro organismo.

Lo que sí es recomendable comer son frutas, verduras, cereales, legumbres, tubérculos raíces y proteína de calidad que puede ser vegetal o puede ser animal.

La proteína de calidad animal significa sean animales que han pastado libremente, que no hayan sido híper medicalizados, que no hayan vivido estresados y que no hayan comido cereal, sino que hayan comido pasto que es su alimento fisiológico.

Todo eso porque los animales híper medicalizados, estresados y que comen alimento que no les toca, generan una serie de moléculas en su organismo que son pro-inflamatorias.

Por otro lado, la proteína de calidad vegetal significa que sean de proximidad de temporada y a poder ser ecológicos. Lo ecológico no tiene la pérdida de nutrientes que tiene la agricultura convencional y tampoco tiene el aporte tóxico de fotoquímicos como pesticidas y otros productos que les echan a las verduras, a las frutas y a los cereales. De esta manera, lo ecológico nos asegura un aporte nutricional óptimo.

Ahora bien, cómo se puede aportar las frutas y verduras, si lo recomendado según la dieta mediterránea son mínimo dos raciones de fruta al día y dos de verdura. Es súper sencillo, la fruta es un snack que se puede consumir cuando se siente un poco de hambre y faltan pocas horas para ir a comer. También se puede hacer batidos con fruta y verduras y otra opción es añadirlas a las ensaladas. Lo importante es mantener estas dos raciones al día, ya que aportan los nutrientes que nuestro cuerpo necesita.

Respecto a la verdura, se recomienda consumir un primer plato en el almuerzo y el segundo en la cena. En el almuerzo, se recomienda que sea cruda y en la cena que sea cocida, esto es por si se consume la verdura en la cena, podremos facilitar la digestión que no interferirá en las funciones de reparación del ayuno nocturno. Y en el almuerzo se recomienda que haya una ración cruda porque con las cocciones perdemos nutrientes, entonces con una ración cruda representa que no hay pérdida nutricional.

Ahora, ¿Qué pasa con el segundo plato? El segundo plato debería aportar hidratos de carbono y proteínas. Las proporciones serían un plato de verdura completo y el segundo plato sería mitad-mitad, es decir, mitad hidrato de carbono y mitad de proteína. El hidrato de carbono incluye legumbres, cereales, tubérculos, patata, boniato, raíces, zanahoria, nabo, chirivía, etc. Y la proteína, incluye la carne, pescado, huevo, etc.

En algunos casos, hay personas que no consumen animal o simplemente quieren consumir un poco de cada cosa, en ese caso, se puede combinar las legumbres, los pseudocereales, quinua, trigo sarraceno, frutos secos o semillas. Otra opción para las personas que no consumen carne de animal sería, por ejemplo, que en la ensalada del mediodía se le agregue un poco de frutos secos o un poco de semillas y ya estaríamos aportando algo de proteína.

Para finalizar, es importante saber que nuestro cerebro además necesita grasa, la grasa no es mala, lo que sí debemos tener en cuenta es qué tipo de grasa comemos. Las grasas recomendadas son el aceite de oliva extra virgen, aguacate, nueces, semillas de lino y chía, pescado azul, entre otros tipos de grasas saludables. Por ejemplo, en la cena se podría comer un plato de verdura cocida (puede ser verdura al horno o verdura hervida) añadiéndole un chorrito de aceite de oliva extra virgen o ya sea de calidad para así tener esa grasa que necesita nuestro cerebro; y de segundo que compete a las proteínas se podría comer un poco de quinua que es un pseudocereal con un salteado de verduras.

En conclusión, para aumentar nuestro rendimiento cerebral es importante hidratarnos, comer cuando se tiene hambre ya que se favorece el ayuno y a la vez se favorece mecanismos fisiológicos. Y de eso nos podemos dar cuenta cuando al despertar no tenemos hambre y no comemos, veremos cómo nuestra energía se triplica.

Entonces el funcionamiento sería hidratarse, comer cuando se sienta hambre, cuando se esté en ayuno se debe aprovechar para hacer las tareas, porque es cuando se tiene la energía suficiente; después de comer se debe descansar un ratito, o leer, o caminar un poquito; y de esta manera cuando estemos en ayuno, el rendimiento de nuestro cerebro se incrementará. Además, tener muy en cuenta comer a base de frutas y verduras siempre con un poco de hidratos y proteína y sobre todo escuchando nuestro cuerpo, no comer sin hambre y comer hasta saciarse sin la necesidad que quedar llenos.

¿Piensas que esta información es importante para un amigo/a? Comparte 🤗

RECIBIR ACCESO GRATIS A LAS MASTERCLASS

¿VAS A VENIR AL
CONGRESO?

Eulàlia Espai Li

Me llamo Eulàlia, soy médica integrativa y dietista, apasionada de la psique humana y de los procesos de vida relacionados con la mujer, la feminidad y el cuidado de una misma desde una perspectiva acorde a nuestra naturaleza. 

Reflexóloga podal, quiromasajista, experta en psicología perinatal y asesora de lactancia. Con conocimientos sobre plantas medicinales y autoexperimentadora (con acompañamiento) de mi psique.

Madre de Gyda; ser madre me ha conectado con mi ser más profundo, con mi instinto, mi sentir; con mi parte más MAMÍFERA.

Mujer; desde pequeñita que me encantaba todo lo relacionado con la mujer y la feminidad. Aunque ¡no fue hasta que estudié psicología perinatal que me di cuenta!

Me acordé de la cantidad de dibujos y cuadros de mujeres, pechos, diosas hindúes, hadas, mujeres, niñas,… que dibujaba/pintaba desde joven (me gusta mucho pintar/dibujar)…

Y así tomé consciencia de que éste es el ámbito que me mueve y donde quiero aportar mi granito de arena.

Acompañando mujeres que quieran compartir el camino de su cuidado, de su salud, a todos los niveles.