El emprendimiento que necesitamos
con Francesc Prims


¡Aprovecha el precio por tiempo limitado durante el Congreso y adquiere tu ENTRADA VITALICIA!

Más de 100 Masterclass incluidas las del Congreso + Audios + 12 Bonus exclusivos

APRENDE SIN LIMITES: Acceso ilimitado a Masterclass de Marketing y Ventas, Finanzas Personales y Empresariales, Salud y Productividad Y Modelos de Negocio.

👉 Entra aquí y conoce la Entrada Vitalicia👈

En esta sesión se va a analizar el tema “El emprendimiento que necesitamos”, donde se reflexionará sobre los diferentes tipos de emprendimientos, cómo puede un emprendimiento ayudar al medio ambiente y cómo generar un cambio en el pensamiento de las personas. 

Los emprendimientos tienen esencialmente dos tipos de motivaciones, las cuales son totalmente excluyentes. Una de ellas es la motivación económica, el lucro, el afán de enriquecerse con el emprendimiento, y la otra es la motivación de carácter vocacional, que se refiere a aquello que nos dirige o impulsa hacia una acción en particular. Podemos decir que la motivación se construye en un proceso donde vamos clarificando aquello que es importante para nosotros, aquello que nos mueve y nos impulsa, por lo cual decimos que en la vida es fundamental el orden de las prioridades, ya que al clarificar las jerarquías tomamos conciencia de lo que nos importa, despertamos y fomentamos el anhelo de alcanzar aquello que queremos; en definitiva, nos mantenemos motivados. Para que una persona tenga la capacidad de emprender e iniciar un proyecto, debe afrontar los nuevos retos propios de esta posición ayudándose de energía y entusiasmo. De esta forma, las diferentes actividades, funciones y tareas relativas a su posición podrán ser llevadas a cabo, especialmente, en las primeras etapas del negocio, cuando se dice que está en situación de startup. Por lo cual es fundamental que una persona tenga la capacidad de innovación que debe poseer un individuo emprendedor; este debe ser hábil a la hora de lograr diferenciarse del resto de competidores del mercado.

Ser único y novedoso en un sector puede ser una buena manera de comenzar un proyecto empresarial y dar un empujón inicial a una idea, tal como se estudia en campos como el marketing.

Como emprendedores nos interesa que las personas o usuarios compren nuestros productos. Esto es prioritario en el emprendimiento que tiene como base el lucro; en este, se trata de que el producto sea irresistible para el mayor número de personas, dejando en segundo plano, o ninguneando, otras consideraciones. Esto ha conducido a muchos de los graves problemas que afrontamos como sociedad.

El enfoque es muy diferente en el emprendimiento de tipo vocacional, que quiere ofrecer un determinado beneficio a las personas o a la sociedad en su conjunto.

El factor económico está presente, sobre todo si el emprendimiento se enfoca como medio de vida, pero a este respecto el emprendedor estará contento con ver satisfechas sus necesidades vitales; no requerirá enriquecerse, aunque este podría ser el efecto si la iniciativa es especialmente acertada.

En los emprendimientos de base vocacional, sobre todo los que se basan en el ejercicio de un don o talento, es fácil que el emprendedor haya oído y haya hecho suyo un mensaje que se ha difundido en las últimas décadas: haz lo que amas y por consiguiente el dinero vendrá solo. Pero este factor por sí solo no garantiza un medio de vida; es necesario conocer el mercado y determinar si puede haber una oferta superior a la demanda; en este caso, será imprescindible diferenciarse con el producto o servicio, para que destaque de alguna forma y pueda tener su lugar en el mercado.

Todos nacemos con varios dones, y si con el que consideramos principal no vemos forma de concretar un emprendimiento viable, deberemos bajar por nuestra lista de dones hasta dar con aquel que sea compatible con un emprendimiento que pueda dar resultado. Si este emprendimiento tiene mucho éxito, llegará el momento en que podremos delegar funciones y liberar tiempo para dedicarnos a lo que más nos apasiona sin estar sujetos al requerimiento de que esto último nos tenga que reportar unos ingresos; así nos sentiremos plenamente libres en el ejercicio del don, y lo que de él resulte podrá brillar con plena autenticidad.

Ambos tipos de emprendimiento, tanto el centrado en el lucro como el de base vocacional, es imprescindible que partan de dos premisas fundamentales, que en estos tiempos actuales particularmente es necesario que se apliquen de forma rigurosa. La primera premisa es que el emprendimiento debe enfocarse en resolver necesidades reales de las personas y el medio ambiente en lugar de inducir necesidades creadas o artificiales; la segunda premisa es que se debe hacer esto sin generar un impacto negativo sobre la salud de las personas y la del medio ambiente. Esto es más fácil que se cumpla en los emprendimientos de base vocacional, porque ya en su origen está el anhelo del emprendedor de ser beneficioso en el contexto planetario, pero de todos modos hay que verificar que la línea de emprendimiento cumpla estas dos premisas.

Los emprendimientos basados en el lucro especialmente es fácil que transgredan las dos premisas mencionadas, lo cual ha conllevado consecuencias muy negativas para las personas y el medio ambiente, como los problemas de salud crónicos tan extendidos y las graves dificultades que afrontamos en el terreno ecológico y ambiental. La otra cara de la moneda es que el cuidado del medio ambiente, más allá de ser una medida para combatir el deterioro del planeta, también presenta una oportunidad de negocio para los emprendedores. Muchas son las ventajas que ofrecen los negocios ecológicos. Además, el crecimiento de empresas ecológicas en el mundo se ha consolidado en los últimos años.

Lo que en un principio fue catalogado como una moda de emprendedores, poco a poco se ha ido afianzando como un sector económico que ha influido de manera importante para que las personas cambien su estilo de vida. Además, los emprendimientos que se basan en el cuidado del medio ambiente alcanzan muchas capas del sector económico-productivo de la sociedad, y eso ofrece importantes nichos de mercado para aquellas empresas que sepan identificar las necesidades y demandas medioambientales que han surgido en los últimos años.

La conciencia cada vez mayor de no incorporar componentes artificiales nocivos al cuerpo y de no querer perjudicar el medio ambiente está provocando la eclosión, cada vez mayor, de los emprendimientos basados en la producción y comercialización de productos ecológicos en los ámbitos más variados (alimentación, cosmética, productos para la salud y la limpieza, productos reciclados, etc.).

También son necesarios los emprendimientos que nos hermanen con la naturaleza; aquellos con los que contribuyamos a regenerarla, a entrar en comunión con ella y a regenerarnos nosotros mismos en este contexto. Están en auge los proyectos integrales de vida en armonía con la naturaleza, pero son muy pocos aún y hay un largo camino por recorrer en este campo. Pero son fundamentales, a menos que nos conformemos con un futuro absolutamente artificializado desprovisto de sentido.

Un estilo de vida sostenible va mucho más allá de lo relativo a un modelo de consumo sostenible. Forma parte de una identidad que elegimos y decidimos. Es un concepto social y transformador; su fin es ayudarnos a ser y vivir mejor, de una manera responsable con la sociedad y con las generaciones futuras.

¿Piensas que esta información es importante para un amigo/a? Comparte 🤗

RECIBIR ACCESO GRATIS A LAS MASTERCLASS

¿VAS A VENIR AL
CONGRESO?

Francesc Prims

Como filólogo, he sido profesor y tengo un amplio bagaje en el tratamiento de textos, en español y en catalán: corrección ortográfica y de estilo, reelaboración, traducción desde el inglés. He ayudado a múltiples autores a dar forma a sus obras, algunos de ellos top ventas dentro de su sector.

Paralelamente, tengo años de recorrido en el campo del crecimiento personal. A este respecto, debo destacar mis doce años de vida en una comunidad de orientación espiritual (en este contexto, fui monitor de yoga) y mi labor al frente de la Redacción de la revista Athanor. En el ámbito de esta publicación, realicé sustanciosas entrevistas a muchos personajes punteros en los ámbitos del desarrollo espiritual, el crecimiento personal y la transformación social. Además, desde hace más de quince años estoy al frente de la Redacción de otra revista, Dia de la Terra, de temática ecológica.

Hasta la fecha, he publicado tres libros; como autor (Nuevos paradigmas), como coautor con Emilio Carrillo (Conócete a ti mismo) y como colaborador (¿Qué hay más allá de la muerte?). He impartido charlas y conferencias, algunas ante un público amplio (congreso internacional Gestores de la Nueva Conciencia en Medellín, Colombia; jornadas Despierta en Valladolid, España).

Actualmente, el foco principal de mi actividad es mi labor de escritor, el acompañamiento a autores y la contribución a la expansión de la conciencia por múltiples medios.